000
Domingo 02.10.2022  09:27
Usuarios

OK
Recordarme   ¿ Olvidó su clave ?
BUSQUEDA DE NOTICIAS
Texto: Fecha entre   y     Medio: Sección: Buscar

Recomendación enviada con éxito.
Cerrar
Farmacología
Argentina | Buenos Aires | 22-09-2022

Traducir a :   Traducir
Hallazgo
Científicos de un hospital del GBA descubren que un medicamento contra la hipertensión ayuda a combatir un tipo de cáncer   
Su estudio, publicado en la revista Scientific Reports, muestra que el propanolol frena el crecimiento del cáncer de huesos.
clarin.com ( Argentina )
Malena Baños Pozzati
Científicos de un hospital del GBA descubren que un medicamento contra la hipertensión ayuda a combatir un tipo de cáncer Mientras el mundo se detenía por la pandemia, en los laboratorios del Hospital El Cruce, de Florencio Varela, las investigaciones ligadas al combate de otras enfermedades continuaba.

Así fue que en estos dos años y medio, profesionales de ese y otros centros de investigación, de forma colaborativa, descubrieron que un medicamento de uso frecuente para tratar a personas hipertensas, ayuda también a frenar el crecimiento de un tipo de tumores y podría potenciar la efectividad de la quimioterapia.

El estudio fue publicado en la prestigiosa revista Scientific Reports y genera grandes expectativas, especialmente porque el cáncer estudiado afecta especialmente a niños y adolescentes.

El medicamento en cuestión es el propranolol, una droga conocida por muchísimas personas con enfermedades cardiovasculares, y el cáncer que ayudaría a combatir es osteosarcoma, que afecta a los huesos de niños y adolescentes en una edad promedio de 15 años.

"El estudio tiene una potencialidad enorme ya que el propranolol podría utilizarse para modular la agresividad y complementar a la terapia estándar usada en osteosarcoma, una enfermedad que cuando es diagnosticada en países con bajos y medianos ingresos como Argentina, presenta un pronóstico más sombrío que en países de altos ingresos", destaca Juan Garona, Doctor en Ciencia y Tecnología, a cargo de la unidad 6 del Centro de Medicina Traslacional (CEMET).

El profesional destaca que el propranolol se utiliza con frecuencia desde hace más de 50 años y ya había arrojado algunos hallazgos en otros tipos de tumores como el cáncer colorectal y cáncer mamario. Por primera vez fue estudiado en osteosarcoma, con resultados prometedores.

En el contexto de la pandemia que acababa de desatarse, el avance del estudio fue complejo porque se daba en un contexto de incertidumbre y paralización casi total.

"Llevó mucho trabajo porque cuando la revista conoció el foco del estudio se interesó y los revisores comenzaron a pedir datos, información, mecanismos de acción en concreto y validación", detalla Garona. Y agrega: "Nos demanda más tiempo para profundizar la investigación y el resultado fue un artículo muy completo. Es un estudio pre clínico, lo que significa una instancia previa antes de ser evaluado en pacientes".

En las conclusiones del trabajo, -que puede buscarse bajo el título "Propranolol blocks osteosarcoma cell cycle progression, inhibits angiogenesis and slows xenograft growth in combination with cisplatin-based chemotherapy”- los investigadores subrayan que el propranolol "podría proponerse como una terapia adyuvante segura y costo-efectiva para el tratamiento del osteosarcoma en combinación con quimioterapia".

A futuro, se seguirá investigando qué efecto tiene este medicamento en la etapa de metástasis. El osteosarcoma es una enfermedad cuyos síntomas abarcan hinchazón y dolor localizado en los huesos y suele manifestarse con mayor frecuencia en los huesos largos que forman los brazos y las piernas.

Para el estudio colaboraron investigadores e investigadoras de la Unidad 6 del Centro de Medicina Traslacional (CEMET) del Hospital el Cruce, el Centro de Oncología Molecular y Traslacional (COMTra), el Departamento de Ciencia y Tecnología de la Universidad Nacional de Quilmes, el CONICET, el Instituto de Investigación en Biomedicina de Buenos Aires (IBioBA).

Además se sumaron instituciones de otros países como el Instituto Max Planck de Nauheim, Alemania, y el Centro de Medicina de Precisión, Universidad San Martín de Porres de Lima, Perú.