000
Jueves 11.08.2022  23:34
Usuarios

OK
Recordarme   ¿ Olvidó su clave ?
BUSQUEDA DE NOTICIAS
Texto: Fecha entre   y     Medio: Sección: Buscar

Recomendación enviada con éxito.
Cerrar
Ciencia y Tecnología
Argentina | 07-07-2022

Traducir a :   Traducir
Ómicron BA.2.75: algunos expertos piden usar barbijo para protegerse de la subvariante de COVID   
Los contagios subieron 30% en el mundo en las últimas dos semanas. Cuál es el peligro del nuevo linaje que ya está presente en 10 países
Infobae ( Argentina )
Ómicron BA.2.75: algunos expertos piden usar barbijo para protegerse de la subvariante de COVID Frente a los relajamientos del uso de barbijo, distancia social y el decaimiento del ritmo de vacunación registrado en varios países del mundo, los científicos especializados en el actual coronavirus tienen una afirmación que repiten sin descanso: “La pandemia no terminó”.

Es el caso de la reconocida patóloga pediátrica argentina Marta Cohen, que trabaja como directora clínica y de los laboratorios de farmacia, diagnóstico y genética del Hospital de Niños de Sheffield en Reino Unido y que afirmó en su cuenta de Instagram: “La pandemia no ha terminado aún. Y van a aparecer nuevas mutaciones que van a generar nuevas variantes. Y esto es lo que pasa ahora”.

Cohen se refiere a la nueva subvariante que surgió el mes pasado en India y ya está presente en más de 10 países. “A principios de junio surgió una nueva subvariante que ya es de segunda generación de Ómicron que se llama BA.2.75, que serían 5 veces más contagiosa que las variantes anteriores y tiene 45 mutaciones, muchas de las cuales las comparte con su ancestro BA.5?.

La especialista agregó: ”Se han detectado 15 mutaciones nuevas, entre las cuales se destacan dos. Una, en la espiga, permite evadir los anticuerpos de las personas vacunadas o que tuvieron el COVID, lo que genera que se puedan volver a contagiar. La otra, también ubicada en la proteína espiga, permite una mejor unión con los receptores celulares y por eso es tanto más contagiosa. Hasta ahora no sería de mayor gravedad, pero sí sería de mucha mayor contagiosidad. Los síntomas parecen ser más del tipo de la gripe que pulmonares”.

Europa está tan preocupada por el crecimiento de casos que la experta reflejó algunos ejemplos de ello: “Debido a la alta contagiosidad, ayer recibí un mensaje del sistema de Salud del Reino Unido, donde a partir de ayer vuelve a ser obligatorio el uso de barbijo en los hospitales, y se vuelve a suspender las reuniones de personas. Volvemos a las reuniones por Zoom. Estamos en la presencia de una nueva ola, y en España ya se habla de una séptima ola de coronavirus. Y también hablan del COVID-22 en lugar de COVID-19. Cuidémonos, sigamos usando barbijo y manteniendo la distancia porque el número de casos ha crecido muchísimo”.

Respecto a BA.2.75, Cohen resaltó que la nueva subvariante sería 5 veces más contagiosa que Ómicron. Y que las dos conexiones más preocupantes son G446S, que le permitiría al virus evadir las pruebas de personas vacunadas o que tuvieron COVID-19 y la R493Q, que le otorgaría al virus más afinidad por los receptores celulares ACE2.

BA.2.75 sería más contagiosa

Las primeras investigaciones apuntan a que tiene un 16% más de capacidad de transmisión y que representa un mayor escape inmune debido a las 16 mutaciones genómicas encontradas en las primeras secuenciaciones. En concreto, según se ha alertado desde la comunidad científica, de las 16 mutaciones de la subvariante BA.2.75 detectadas en su genoma, 8 de ellas están en la proteína pico, cuatro en el dominio N-terminal y otras 4 en el dominio de unión al receptor.

Las mutaciones distintivas que definen el linaje son las espigas K147E, W152R, G446S y R493Q. Las dos últimos, G446S y R493Q, son el mayor motivo de preocupación, ya que pueden influir tanto en el escape inmunitario como en la unión a ACE2. La investigación revela que la mutación R493Q aumenta la capacidad de la cepa para unirse a ACE2, la proteína que el virus COVID-19 usa para ingresar a las células.

“Uno de los motivos de preocupación sobre esta variante es la mutación G446S, la cual experimentalmente se sabe esquiva neutralización inmune”, tuitió el argentino Oscar Cingolani, profesor de Medicina y director del Centro de Hipertensión Arterial y de la Unidad de Cuidados Críticos (UCC) Cardiovasculares del Hospital Johns Hopkins.

“Presenta múltiples mutaciones (G446S y R493Q) en la proteína spike y presenta aparentemente crecimiento rápido y amplia distribución geográfica”, detalló el científico Gorka Orive también en Twitter, donde afirma que respecto al sublinaje BA.5 presenta hasta 8 mutaciones adicionales. De manera que representa “un impacto que debe ser estudiado tanto en lo que se refiere a su infectividad como evasión inmunitaria”.

Según el Ministerio de Salud de Nueva Zelanda, que detectó por primera vez la variante el pasado viernes, la evidencia sobre su transmisibilidad, evasión inmune y gravedad aún es preliminar y emergente. “Sabemos que BA.2.75 tiene algunas características que parecen mejorar su capacidad para evadir la inmunidad, similar a las subvariantes Omicron BA.4 y BA.5, y hay algunas pruebas preliminares en el extranjero de que puede ser un poco más transmisible que BA.2. No hay evidencia actual de que conduzca a una enfermedad más grave, aunque la evaluación de la evidencia se encuentra en una etapa muy temprana”, aseguran las autoridades sanitarias de ese país.