000
Lunes 29.11.2021  06:04
Usuarios

OK
Recordarme   ¿ Olvidó su clave ?
BUSQUEDA DE NOTICIAS
Texto: Fecha entre   y     Medio: Sección: Buscar

Recomendación enviada con éxito.
Cerrar
Donación y Trasplante
Argentina | 25-11-2021

Traducir a :   Traducir
Cuádruple trasplante en el hospital El Cruce: el relato de la hazaña en primera persona   
La pandemia de coronavirus afectó gravemente a la donación de órganos. Pero nada pudo detener al equipo médico que protagonizó una jornada histórica. Una de las pacientes, se fue hoy de alta.
TN ( Argentina )
Cuádruple trasplante en el hospital El Cruce: el relato de la hazaña en primera persona Fueron cuatro equipos distintos que se hicieron cargo de realizar cuatro trasplantes en un mismo día en el Hospital El Cruce de Florencio Varela, provincia de Buenos Aires: uno hepático, uno renal, uno cardíaco y otro de médula ósea. No estaban programados.

“Teníamos solo dos trasplantes y se adicionaron el hepático y el cardíaco”, reconoce Osvaldo Fariña, director médico de la institución y especialista en Terapia Intensiva.

Decidieron jugar el partido: se desplegó la capacidad de respuesta de los equipos de trasplante y del hospital desde una perspectiva global. Los equipos están conformados y organizados de distinta manera según sean trasplantes de órganos sólidos que son los hepáticos, renales y cardíacos.

Cada uno de estos tiene una vertiente clínica y otra quirúrgica.

“También están los equipos orientados a trasplante de tejidos o células progenitoras hematopoyéticas. Aquí se encuentra el trasplante de médula ósea y además intervienen desde la perspectiva oftalmológica para el trasplante de córneas. A esto hay que sumarle el apoyo brindado por las áreas asistenciales y todos los servicios de apoyo que tiene el hospital”, describe Fariña, autor de numerosos trabajos de investigación clínica, algunos de los cuales premiados por sociedades científicas.

Cada trasplante fue un desafío

El trasplante renal tuvo como protagonista a Damaris, que tiene 18 años y es de Pablo Podestá. Recibió el órgano de donante vivo relacionado: su hermano Adriel.

El equipo de trasplante renal de adultos, que conduce la doctora Silvia Di Pietrantonio fue el encargado de llevar adelante ambos procedimientos. Por un lado la nefrectomía, es decir el procedimiento de extirpar el riñón al donante para luego realizar el trasplante a la joven.

La paciente padecía glomerulopatía, una enfermedad del riñón que afecta su estructura y función. Fue diagnosticada cuando tenía 16 años y, desde ese tiempo, es atendida en el Hospital El Cruce. Primero por el equipo de nefrología y trasplante renal pediátrico y, ahora, por el equipo de adultos.

La insuficiencia renal que padecía la llevó a estar en diálisis y el trasplante renal era el único tratamiento posible para salvar su vida. A siete días de la intervención y por su buena evolución, Damaris se fue de alta acompañada de su mamá y su hermana.

En plena pandemia de coronavirus y en lo que va del 2021, “hemos efectuado 45 trasplantes hepáticos y el hospital está primero en el ranking generado por el INCUCAI. En cuanto a los trasplantes renales, llevamos 37 con un crecimiento exponencial, 2 trasplantes cardíacos y el de médula ósea, 60 aproximadamente”, cuenta Fariña.

La pandemia y la donación de órganos

Fariña relató que la pandemia “impactó en la capacidad operativa y la respuesta de la institución se vio comprometida. El impacto fue negativo, ya que la cantidad de donación también bajó”. Según datos del INCUCAI, 7039 pacientes están en la lista de espera.

En cuanto a cómo lograron sobrellevarlo, el experto reveló: “Hemos tratado de sostener, no solamente los trasplantes sino también el manejo y la atención de pacientes neurocríticos, con afecciones cardíacas de alta gravedad o los que se encontraban críticamente comprometidos”.

Por último, Osvaldo Fariña habló sobre la importancia de la donación de órganos y sostuvo que “la Ley Justina generó un impulso significativo. Día a día estamos advirtiendo el impacto que esto tiene en la capacidad de pacientes trasplantados”.

Y concluyó que “la comunicación es esencial para derribar mitos y acabar con ideas inadecuadas que atentan contra la donación”.