0000
Jueves 15.04.2021  07:23
Usuarios

OK
Recordarme   ¿ Olvidó su clave ?
BUSQUEDA DE NOTICIAS
Texto: Fecha entre   y     Medio: Sección: Buscar

Recomendación enviada con éxito.
Cerrar
Epidemiología, SIDA y E.T.S.
Argentina | 04-03-2021

Traducir a :   Traducir
La pandemia
Coronavirus: Vizzotti no es Ginés y el vacunatorio VIP, el trasfondo de la pelea por el reparto de vacunas   
La discusión por la distribución inequitativa de vacunas escala, con cruces con la Provincia y a la espera de una respuesta de la nueva ministra de Salud.
clarin.com ( Argentina )
Coronavirus: Vizzotti no es Ginés y el vacunatorio VIP, el trasfondo de la pelea por el reparto de vacunas El ministro de Salud de la Ciudad, Fernán Quirós, tuvo un cuidado especial por mantener una línea “técnica” durante la gestión de la pandemia de coronavirus, en la que no se viera arrastrado hacia el barro de la política. Pero algo cambió a partir de sus manifestaciones públicas del miércoles, cuando planteó abiertamente, palabras más, palabras menos, que a la Ciudad le están “metiendo el perro” con el reparto de las vacunas.


Desde el entorno del ministro aseguran que estos planteos que ahora hizo públicos los viene charlando en privado desde hace algunas semanas. “El tema se planteó por lo menos en reuniones del Consejo Nacional de Salud”, explicaron. Además, afirman que Quirós venía manteniendo un diálogo al parecer bastante productivo con Ginés González García sobre este tema, cuando el vacunatorio VIP hizo saltar todo por el aire.

Aunque Quirós quiera mantener el asunto dentro de los carriles estrictamente sanitarios, es inevitable que la política se cuele en la pelea. Ya este jueves, el jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco, salió a responderle: “No entiendo la queja, no tiene mucho sentido lo que plantea. Además no forma parte de los acuerdos a los que llegó”, dijo en Radio La Red al referirse al planteo de Quirós.

En el Ministerio de Salud porteño explican que el affaire del vacunatorio VIP fue un hecho bisagra que empujó a Quirós a manifestar públicamente esta situación. ¿Por qué? Aseguran que la reemplazante de González García, Carla Vizzotti, asumió sus funciones con la intención de “transparentar” la campaña de vacunación, y que en ese contexto el tema del reparto había que exponerlo. Es decir, ya no podía seguir perteneciendo al ámbito de las conversaciones privadas entre funcionarios, más aún cuando uno de los interlocutores de esa charla ya no forma parte del Gobierno.

Hasta ahora la ministra Vizzotti, que se recupera de su cuadro de coronavirus, no se manifestó públicamente sobre el tema de la distribución de vacunas. Sin embargo, desde la Provincia, Bianco insistió con que el reparto de dosis por cantidad de población es el correcto.

Quirós exige que el criterio de distribución sea por los porcentajes de grupo de riesgo que tiene cada distrito. El vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, volvió a manifestar este jueves que la Ciudad tiene en proporción más adultos mayores y más médicos que otros distritos.

Este reparto inequitativo hace que, por ejemplo, la Provincia ya esté vacunando a mayores de 70 años cuando la Ciudad todavía no pudo completar la vacunación de los mayores de 80. Esto redunda en que, según de qué lado de la General Paz viva un adulto mayor, sea diferente su chance de hacerle frente al coronavirus.

En las últimas horas, también, se sumó otro elemento a la pelea. El ministro de Educación, Nicolás Trotta, le pide a Horacio Rodríguez Larreta que vacune a los docentes con la vacuna de Sinopharm, que todavía no ha sido aprobada para mayores de 60 años. Su reclamo va en consonancia con el pedido de los gremios docentes.

Desde la Ciudad, optaron por otro camino: usar esas dosis para terminar de vacunar a los médicos que aún esperan su derecho a la inmunidad en territorio porteño. Todo, en definitiva, es parte de lo mismo. La sábana corte que hace que una cosa lleve a la otra.

La Ciudad ahora está sintiendo el impacto de haber apostado a un razonable plan en común con la Nación. Y ve que la respuesta de Nación no la satisface. La imagen del presidente Alberto Fernández con Axel Kicillof y Rodríguez Larreta como laderos de una epopeya en reiteradas conferencias de prensa ha quedado definitivamente sepultada en un campo minado. Con cada paso que se da, explota una nueva polémica.