0000
Domingo 24.01.2021  00:24
Usuarios

OK
Recordarme   ¿ Olvidó su clave ?
BUSQUEDA DE NOTICIAS
Texto: Fecha entre   y     Medio: Sección: Buscar

Recomendación enviada con éxito.
Cerrar
Adicciones y Salud Mental
Estados Unidos | 13-01-2021

Traducir a :   Traducir
TEA
Hallan beneficios en el vínculo entre niños con autismo y los gatos   
En algunas familias, podrían aportar efectos positivos más amplios que los perros, según el primer ensayo controlado aleatorio con felinos.
clarin.com ( Argentina )
En su trabajo como enfermera en escuelas públicas de Columbia, en Estados Unidos, Gretchen Carlisle solía interactuar con estudiantes con diferentes trastornos que debían tomar varios medicamentos por día y que, en algunos casos, sufrían convulsiones. También tuvo oportunidad de observar cómo la interacción con perros, cobayos y hasta peces que sus maestros de educación especial llevaban, solía generar experiencias tranquilizadoras para los chicos y chicas.

En la actualidad, como científica del Centro de Investigación de la Universidad de Missouri para la Interacción Humano-Animal (ReCHAI, por sus siglas en inglés), dependiente de la Facultad de Medicina Veterinaria, Carlisle estudia los beneficios que los animales de compañía pueden producir en las familias.

Si bien muchos trabajos enfatizan los beneficios de los perros para niños y niñas con trastornos del espectro autista (TEA), el estudio más reciente de Carlisle concluyó que los gatos pueden ayudar a aumentar la empatía, al tiempo que disminuyen la ansiedad por separación. Los hallazgos, sostiene, pueden tener implicaciones satisfactorias para las familias que estén considerando adoptar un animal de compañía para su hijo.

"Investigaciones anteriores demostraron que los padres de niños con autismo están más estresados que los padres de niños con cualquier otra discapacidad", afirma Carlisle. "Si una familia está considerando adoptar un animal de compañía, queremos brindar la mejor información posible basada en la evidencia para que puedan tomar una decisión informada, y los gatos podrían ser más beneficiosos que los perros para algunas familias", asevera.

El estudio
La evidencia sobre los beneficios de la relación con animales de compañía para personas con TEA es vasta. Pero se sabe poco sobre el vínculo con los gatos. Por el eso, el objetivo que se plantearon Carlisle y sus colegas fue explorar el impacto de la adopción de estos animales de refugios por parte de familias con niños con autismo. Previamente, se examinó el temperamento de los gatos para asegurarse de que estuvieran tranquilos y fueran una buena pareja para la familia.

El "Estudio exploratorio de adopción de gatos en familias de niños con autismo: impacto en las habilidades sociales y la ansiedad de los niños", cuyos resultados fueron publicados en el Journal of Pediatric Nursing, es el primer ensayo controlado aleatorio en indagar en este tema.

Las familias asignadas al grupo de tratamiento adoptaron un gato y fueron seguidas durante 18 semanas; mientras que aquellas que integraban el grupo de control fueron monitoreadas por un tiempo similar sin ninguna intervención, para luego sí pasar al tratamiento mediante la adopción de un gato y fueron seguidas durante otras 18 semanas.

Las familias reclutadas para participar del estudio tenían niños o niñas con autismo de 6 a 14 años. En el monitoreo realizado, no solo informaron un vínculo instantáneo entre sus hijos con autismo y los nuevos integrantes, sino que esa unión se mantuvo fuerte a lo largo del tiempo y la ansiedad de los chicos disminuyó con el tiempo.

"Descubrimos que el principal beneficio de estos animales de compañía es su aceptación incondicional", afirmó Carlisle. "Algunos niños con autismo pueden tener problemas sensoriales o ser sensibles a los ruidos fuertes, por lo que un gato puede ser una mascota apropiada y reconfortante para algunas familias, debido a su presencia tranquilizadora".

Ayudarlas a tomar la mejor decisión para sus hijos fue el motor que impulsó la investigación de Carlisle con animales de compañía, y los hallazgos del estudio destacan los beneficios de la interacción entre humanos y animales.

"Como ex enfermera pediátrica, siempre me esforcé por ayudar a los niños, y una cosa que aprendí es que es necesario involucrar a los padres para que puedan tomar decisiones informadas para sus hijos", subrayó. "Veo a las mascotas como una forma de mejorar el bienestar, y es gratificante brindar asistencia a las familias", concluyó.

Los fondos para el estudio fueron proporcionados por el Human Animal Bond Research Institute y la Winn Feline Foundation.