0000
Sábado 26.09.2020  23:54
Usuarios

OK
Recordarme   ¿ Olvidó su clave ?
BUSQUEDA DE NOTICIAS
Texto: Fecha entre   y     Medio: Sección: Buscar

Recomendación enviada con éxito.
Cerrar
Ciencia y Tecnología
Argentina | 16-09-2020

Traducir a :   Traducir
Científicos argentinos avanzan en una vacuna oral contra el coronavirus   
Con mucho esfuerzo y de manera independiente un grupo de investigadores cordobeses de CONICET avanzan en el desarrollo de una vacuna oral contra el coronavirus. Este proyecto en fase pre-clínica podría no continuar por no conseguir fondos para poder hacerlo.
MDZ Online ( Argentina )
Desde hace meses un grupo de científicos liderados por el Dr. Hugo Luján, investigador superior del CONICET desarrolla una vacuna de administración oral para combatir el coronavirus. Si bien presentaron este proyecto a las distintas líneas de financiamiento que ofrece el Estado, no tuvieron suerte.

En los últimos días por redes sociales estuvo circulando una nota que se le hizo al investigador principal y se lo enmarcó como "una vacuna que se estaba ocultando". Cuando, en realidad se encuentra recién en una fase pre-clínica, es decir haciendo pruebas sobre animales. Lo que se puso en circulación incluía al final esta leyenda: "GRUPO ESTO ES UNA BOMBA.!! HAY QUE DIFUNDIR..! SÍ SE LES CAE EL FRAUDE DE LA PANDEMIA, SE CAEN ELLOS".

Desde MDZ Radio nos comunicamos con Hugo Luján para saber sobre la etapa en la que se encuentra su desarrollo. "A veces uno le contesta a los periodistas, pero luego no sabés qué titular le van a poner" explica el científico. A partir de una nota en radio Mantra de Buenos aires, el video de la nota circuló con el titular "Argentina ya tiene la vacuna oral del COVID-19 y no se la tiene en cuenta". Esto es falso.

Con un equipo de 12 investigadores venían trabajando en una plataforma para la vacunación oral para el virus de la Influenza que finalmente se publicó el año pasado en la revista Nature.

Utiliza partículas similares al virus que van recubiertas por proteínas purificadas del parásito Giardia lamblia. Eso permite que la vacuna se pueda administrar por vía oral, lo que supone una serie de ventajas sobre la inyectable. Por un lado es una formulación termoestable que no precisa de cadena de frío y no necesita del material descartable para la inyección ya que puede incorporarse en un alimento. Además destaca Luján “genera inmunidad en la mucosa por donde la mayoría de los virus entran a nuestro cuerpo”.

Este año se encontraban trabajando sobre virus como el Hantavirus o el sincicial respiratorio que es el que causa bronquiolitis en los recién nacidos. Pero “decidimos volcar todos nuestros esfuerzos hacia el coronavirus”.

Actualmente esta vacuna oral se encuentra en la fase pre-clínica que es antes de los ensayos a ser realizados en humanos. “Estamos experimentando aún en animales” por lo que recién concluida esta etapa iniciaríamos las fases 1,2 y 3 de ensayos en personas. Se trata de uno de los 400 proyectos contemplados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que se encuentran en fase preclínica. Hugo Luján destaca la seriedad con la que se está trabajando en el proyecto, ya que se lo hace de manera exhaustiva antes de avanzar. “ De hecho estamos trabajando con animales obesos y diabéticos, precisamente porque creemos que van a ser variables que será necesario tener en cuenta en un futuro para la vacuna”. Aquellos proyectos que se encuentran en fase 3 en humanos, han sido probadas principalmente en individuos sanos cuando la enfermedad ataca especialmente a personas con patologías asociadas a la edad como la obesidad o la diabetes.

Durante el tiempo que este equipo de investigadores cordobeses ha estado trabajando sobre la vacuna oral para Covid-19 no han recibido el financiamiento de ninguna entidad del estado. Según argumentaron las comisiones decisoras, “van a tardar mucho”. Al tratarse de trabajadores del CONICET no pueden acceder a financiamiento privado ya que es el Consejo el que tiene las patentes de su trabajo. Aunque con gran esfuerzo se ha trabajado igual sobre el desarrollo, lo cierto es que difícilmente puedan seguir mucho más que un mes o un mes y medio por falta de fondos.