0000
Jueves 09.04.2020  00:22
Usuarios

OK
Recordarme   ¿ Olvidó su clave ?
BUSQUEDA DE NOTICIAS
Texto: Fecha entre   y     Medio: Sección: Buscar

Recomendación enviada con éxito.
Cerrar
Políticas
Argentina | 26-03-2020

Traducir a :   Traducir
El avance de la pandemia
Coronavirus en Argentina: desde este viernes, el Gobierno sabrá minuto a minuto cuántas camas disponibles hay en el país   
Para fin de abril el Ministerio de Salud proyecta un escenario de 250 mil infectados. ¿Cuál será la capacidad de respuesta del sistema sanitario? Una buena noticia es que hay más camas de terapia intensiva de las que se creía.

Sala de situacion del COVID 19, en el noveno piso del Ministerio de Salud de la Nación.


LAS MÁS LEÍDAS
de Sociedad
Coronavirus: "El tratamiento es eficaz, es inmoral no usarlo", dice el infectólogo francés que afirma haber derrotado la enfermedad
Coronavirus: “El tratamiento es eficaz, es inmoral no usarlo”, dice el infectólogo francés que afirma haber derrotado la enfermedad
clarin.com ( Argentina )
La pandemia por coronavirus? tiene varios interrogantes sin responder. En la Argentina, la principal causa de esta incertidumbre es que aún no ha transcurrido el tiempo necesario para ensayar algunas respuestas. Y en esta crisis sanitaria que vive el mundo todo se trata de tiempo. Ganar tiempo, achatar la curva de contagios, lograr que el pico de la enfermedad no supere la capacidad de respuesta de los sistemas de salud.


Para tratar de llegar a buen puerto con este objetivo es que el Gobierno instauró una cuarentena desde el viernes 20 de marzo y hasta el 31 de este mismo mes. Pero la mira ya está puesta en el día después y todo indica que seguirá la parálisis.Uno los factores que influyen en la decisión es que la cantidad de días que habrán transcurrido hasta el 31 de marzo (11) no llegará a las dos semanas, que son las necesarias para establecer un correcto diagnóstico sobre los efectos de la medida.

Los técnicos que trabajan con las estadísticas en el Ministerio de Salud de la Nación están convencidos de que es necesario extender la cuarentena general al menos una semana. Y lo más probable, como ya se dejó trascender desde el Gobierno, es que el cepo domiciliario continúe vigente hasta después de Semana Santa. Esto sería hasta el domingo 12 de abril.

La preocupación es grande y por eso resulta clave el resultado que tenga este experimento denominado aislamiento social. De todos modos, ésa es sólo una parte de la historia. La otra parte transcurre en la "sala de situación" del ministerio que conduce Ginés González García, donde a partir de este viernes empezarán a recibir información en tiempo real de las camas desocupadas provincia por provincia. Esa información centralizada, explicaron, será clave para administrar los recursos y tener claro, minuto a minuto, cuál es la necesidad con respecto a la disponibilidad.

Los funcionarios que recibieron a Clarín afirmaron que trabajan para enfrentar lo peor de la pandemia, que en la Argentina se espera para fin de abril o principios de mayo. La cifra estimada de casos para esa altura de la crisis sería, según las previsiones oficiales, de 250 mil. Según las mismas estimaciones, entre un 4,8% y un 5% de los internados requeriría terapia intensiva.

¿Está preparado el sistema de salud argentino para enfrentar ese escenario? El Gobierno se encuentra en la fase de evaluación final de la capacidad instalada, con la recepción de informes y la actualización constante de los activos sanitarios con los que cuenta el país. Según esa información que va llegando al centro de datos de Moreno y 9 de Julio, la realidad parece más benévola de lo que indicaban los archivos.

Hasta el jueves 25 de marzo a la noche, la suma les daba 9.047 camas de terapia intensiva de adultos y 2.026 pediátricas. Los registros históricos, en cambio, arrojaban una menor cantidad de camas. "Es probable que en las próximas horas, cuando concluya el relevamiento, el número siga aumentando", dijeron en el Ministerio.

Es así como esas cifras, al igual que las de infectados por coronavirus en todo el territorio nacional, crecen cada día a medida que van llegando los reportes. No obstante, de ese total de camas se estima que el 85% están actualmente ocupadas por pacientes. Ese es un promedio que se mantiene y por eso el horizonte es limitado.

El objetivo, según dijo una fuente que trabaja codo a codo con el ministro, es empezar a evaluar caso por caso entre aquellos que estén internados actualmente en terapia intensiva por otros motivos (es decir, que no sean por coronavirus), para determinar si podrían ser trasladados a una terapia intermedia. De esa forma, consideran, lograrían liberar más camas que cuentan con tecnología de mayor complejidad.

A esto se sumará la suspensión de todas las cirugías programadas, con lo que la aspiración es llegar a lo peor de la pandemia "con el 50% de camas de terapia intensiva disponibles para atender casos graves de coronavirus", dijo la misma fuente. Al Gobierno no le es ajeno que el pico de la pandemia local coincidirá además con la temporada de bronquiolitis y gripe.

Es por ese motivo, también, que el presidente Alberto Fernández le pedirá a China 1.500 respiradores artificiales más. Y a esto se agregarán 130 unidades semanales que los tres fabricantes argentinos se comprometieron a entregar. En cuanto a los reactivos para realizar los análisis, desde el Instituto Malbrán ya informaron que contarán con un total de 500 mil.

Para ese momento de mayor demanda, la composición del universo de infectados será diferente al actual: la cantidad de importados pasará a ser la minoría, mientras que los casos que actualmente figuran como "en investigación" (hasta el jueves sumaban 96) pasarán a engrosar la lista de los considerados como "de transmisión local".

Es esperable además que el promedio de edad de los afectados cambie: mientras que actualmente se ubica en poco más de los 40 años, la estimación es que aumente y se ubique en un promedio de 50 años. Hasta esta semana la franja con mayor cantidad de contagiados estuvo entre los 20 y 30 años, y eso tiene que ver con que el perfil de los enfermos se corresponde con el de turistas que volvieron contagiados de Europa.

En Salud confían en que tras el pico de 250 mil contagios pronosticado para principios de mayo la curva comience a descender. Para eso falta una eternidad. Lo que aún es una incógnita, en principio más cercana en el tiempo (y otra de las grandes preocupaciones del Gobierno), es cómo será el "día después" del final de la cuarentena obligada. No sólo cuándo será, sino también cómo. Por un lado, si se realizará por etapas, es decir, que una parte de la población pueda volver a sus rutinas mientras los más vulnerables sigan aislados. Por otro lado, cómo será la "rehabilitación social", o dicho de otra manera, cuándo se podrá dejar de saludar con el codo.

En definitiva, la pregunta que por ahora seguirá flotando en el aire es cómo será recuperar el protagonismo en aquello que alguna se dio en llamar vida cotidiana, cuando la gente se encuentre formalmente habilitada para hacerlo. Responder a eso hoy es futurología. Aunque da la sensación de que nada volverá a ser igual después del coronavirus.