0000
Martes 04.08.2020  23:30
Usuarios

OK
Recordarme   ¿ Olvidó su clave ?
BUSQUEDA DE NOTICIAS
Texto: Fecha entre   y     Medio: Sección: Buscar

Recomendación enviada con éxito.
Cerrar
Ciencia y Tecnología
| 02-09-2019

Traducir a :   Traducir
Nueva molécula interrumpe el ciclo de vida del parásito de la malaria   
El compuesto inhibe enzima importante para el protozoario, interrumpiendo su ciclo de vida en el organismo humano e impidiendo la transmisión para el mosquito vector. El descubrimiento publicado en Science contó con la participación de investigadores financiados por FAPESP.
Agencia FAPESP ( Brasil )
Andres Julián. Traducción Programa INFOCIENCIA
Un grupo internacional de investigadores comprobó que una molécula denominada TCMDC-135051 es capaz de inhibir selectivamente una proteína esencial para el ciclo de vida del Plasmodium falciparum, una de las especies causantes de la malaria

Los resultados del estudio, publicado este viernes 30 en Science, allanan el camino para el desarrollo de un nuevo medicamento contra la enfermedad, que tiene 200.000 nuevos casos y mata a casi medio millón de personas en todo el mundo anualmente. Uno de los obstáculos para erradicar hoy la malaria es que el parásito adquirió resistencia a los medicamentos existentes.

Entre los autores se encuentran miembros del Centro de Química Medicinal (CQMED), con sede en la Universidad Estadual de Campinas (Unicamp), bajo la coordinación del profesor Paulo Arruda, y apoyado por FAPESP a través del Programa Asociaciativo de Innovación Tecnológica (PITE). El grupo integra la red del Consorcio de Genómica Estructural (SGC), un consorcio internacional de universidades, gobiernos e industrias farmacéuticas para acelerar el desarrollo de nuevos medicamentos. CQMED es también una Unidad de Innovación de la Compañía Brasileña de Investigación e Innovación Industrial (Embrapii).

Sintetizada por la farmacéutica GSK, la molécula TCMDC-135051 mostró acción específica sobre la proteína quinasa PfCLK3 (sigla para cyclin-dependent-like kisane), sin afectar proteínas humanas.

“La inhibición de PfCLK3 afecta al parásito en diferentes etapas de desarrollo, tanto en lo que llamamos la fase asexuada, cuando prolifera dentro de la célula humana y provoca síntomas, como en la fase sexual cuando puede ser transmitido de nuevo al insecto vector y completa su ciclo, pudiendo infectar a otros seres humanos ", dijo Paulo Godoi, quien realizó el trabajo postdoctoral en CQMED.

También participó en el estudio Dev Sriranganadane, que actualmente realiza su postdoctorado en el mismo centro. La investigación fue coordinada por Andrew Tobin, de la Universidad de Glasgow, Escocia.

“El grupo Unicamp desempeñó un papel esencial en este proyecto. Pudieron responder si nuestro medicamento podría tener otros efectos además de inhibir PfCLK3. Sin esta información, no podríamos haber continuado con el estudio”, dijo Tobin a Agencia FAPESP.

A medida que los parásitos del género Plasmodium se vuelven cada vez más resistentes a los medicamentos antipalúdicos existentes, existe una creciente preocupación por encontrar nuevos compuestos con el potencial de convertirse en medicamentos.

"Este inhibidor de PfCLK3 es muy prometedor ya que es capaz de eliminar el parásito en todas las etapas de su ciclo de vida", dijo Godoi.

PfCLK3 controla la actividad y producción de otras proteínas importantes para el mantenimiento de la vida del parásito. Al bloquear su actividad, la molécula mata a P. falciparum y no solo previene la transmisión, sino que también puede tratar la enfermedad en humanos.

TCMDC-135051 se seleccionó entre 24.619 moléculas que podrían tener un efecto sobre PfCLK3 y mostró la mayor especificidad sobre la proteína del parásito.

El estudio también sugiere que la molécula tiene acción sobre otras especies de Plasmodium. Según Godoi, el compuesto fue testeado in vitro contra enzimas CLK3 de especies de P. vivax y P. berghei y en cultivos celulares de P. knowlesi (similar a P. vivax) y P. berghei, mostrando actividad para ambas especies.

"También se realizó una prueba en ratones infectados con P. berghei. El resultado in vivo mostró la eliminación del parásito en el torrente sanguíneo después de cinco días de infección", dijo.

Contribución brasileña
Para ser considerada segura, una molécula candidata a fármaco no puede interferir con las proteínas humanas. Ambos parásitos del género Plasmodium y los humanos tienen enzimas de tipo quinasa. La quinasa humana más similar a la proteína Plasmodium PfCLK3 es PRPF4B. Por lo tanto, para demostrar que la molécula TCMDC-135051 es segura, Tobin contactó al grupo CQMED, uno de los pocos que estudió la función del PRPF4B humano.

“Colocamos PRPF4B para interactuar con diferentes concentraciones de la nueva molécula. E incluso el más alto de ellos no pudo inhibir la enzima humana ”, dijo Godoi.

Para garantizar que la molécula sería segura para un medicamento futuro, los investigadores debían demostrar que no afectaría la actividad de las proteínas importantes para el funcionamiento del cuerpo humano.

"Decidimos apostar por una proteína poco estudiada y ahora cosechamos el fruto: tornar posible este estudio con un gran potencial para un nuevo medicamento", dijo Rafael Couñago, coordinador científico de CQMED.

Sin embargo, para convertirse en un medicamento, el inhibidor aún deberá someterse a nuevas pruebas. “Necesitamos mejorar aún más la seguridad de la molécula y luego estará lista para pruebas en humanos. Esta fase debería tomar de tres a cinco años”, dijo Tobin.

El artículo “Validation of the protein kinase PfCLK3 as a multistage cross-species malarial drug target” (doi: 10.1126/science.aau1682), de Mahmood M. Alam, Ana Sanchez-Azqueta, Omar Janha, Erika L. Flannery, Amit Mahindra, Kopano Mapesa, Aditya B. Char, Dev Sriranganadane, Nicolas M. B. Brancucci, Yevgeniya Antonova-Koch, Kathryn Crouch, Nelson Victor Simwela, Scott B. Millar, Jude Akinwale, Deborah Mitcheson, Lev Solyakov, Kate Dudek, Carolyn Jones, Cleofé Zapatero, Christian Doerig, Davis C. Nwakanma, Maria Jesús Vázquez, Gonzalo Colmenarejo, Maria Jose Lafuente-Monasterio, Maria Luisa Leon, Paulo H. C. Godoi, Jon M. Elkins, Andrew P. Waters, Andrew G. Jamieson, Elena Fernández Álvaro, Lisa C. Ranford-Cartwright, Matthias Marti, Elizabeth A. Winzeler, Francisco Javier Gamo y Andrew B. Tobin, puede leerse en: https://science.sciencemag.org/content/365/6456/eaau1682.